Destacadas El País

La AFIP encontró serias irregularidades en 150 de los frigoríficos más grandes del país

El ente tributario de la Argentina inició un proceso de fiscalización en 150 establecimientos cárnicos (40 por ciento de los existentes en el país) cuya actividad representa el 72 por ciento de la faena total. La investigación conducida por la Dirección General de Impuestos (DGI) identificó maniobras de subfacturación o falta de declaración de operaciones en casi la totalidad de la compañías.

El 90% por ciento de ese universo relevado. Como parte de los operativos en marcha se detectaron matarifes (usuarios de servicio de faena) que recurrieron al uso de facturas apócrifas, sociedades sin sustancia y prestanombres, para comercializar más de 500.000 cabezas de ganado entre 2018 y 2020.

Desde el Gobierno nacional reconocieron que «la industria frigorífica es un sector muy beneficiado por las condiciones internacionales» en medio de la campaña que llevan adelante para intentar disminuir el precio de la carne para la población. En ese contexto, se endurecieron los controles en el funcionamiento de las exportaciones, habiendo encontrado que se despachaba carne rotulada como «no apta para consumo humano» a mercados asiáticos cuando ese producto sí podía ser ingerida por personas. De esta manera, las empresas evitan pagar un 9 por ciento de retenciones abonando únicamente un arancel del 5 por ciento.

Los 154 frigoríficos abarcados por el operativo de la DGI facturan individualmente 250 millones de pesos al año. las firmas están emplazadas en el área metropolitana de Buenos Aires y las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba.

También se detectó un grupo de matarifes que «recurren a sociedades y personas humanas sin capacidad operativa, técnico económica y financiera para desarrollar sus actividades». Se trata de empresas que comercializaron un total de 582.000 cabezas de ganado entre 2018 y 2020. 

Las principales irregularidades encontradas.-

-Subfacturación de compras, con peso y precios declarados en la documentación por debajo de los valores vigentes en la plaza así como la declaración de compra de animales de menor valor a los que realmente se comercializan.

Compras no declaradas. Son operaciones con productores que no están registrados y con productores registrados que no son declaradas (animales que son movilizados formalmente pero que luego no figuran en las declaraciones). 

Operaciones facturadas a precios por debajo de los del mercado o con menores cantidades declaradas.

Empleo no registrado, informalidad y precarización en las distintas etapas de la cadena productiva. Pagos de complementos de salarios no registrados y subdeclaración de los horarios de trabajo. 

Fiebre Creativa

Acerca del autor

Bajada Libre

Comentar

Click aquí para dejar un comentario