Destacadas Investigaciones Policiales

Marco Feruglio firmó la condena: “Hay ciertas cosas que no se pueden cambiar”

Tenso clima en el subsuelo de tribunales, familiares esperando atentos la llegada de aquel extraño conocido, Marco Feruglio. Desesperados, un momento de nervios, de lágrimas, de ira y mucho dolor. El miércoles por la tarde pasadas las 17:45 horas comenzó la audiencia que tuvo lugar en la Sala I y finalizó con la resolución de un juicio abreviado que condenará a prisión perpetua a Marco Exequiel Feruglio. El mismo, asesinó a los familiares de su ex-pareja en la madrugada del 24 de diciembre de 2016.

Los jueces que presidieron el acto procesal fueron Sergio Carraro (presidente), Sandra Valenti y Octavio Silva, los cuales admitieron el acuerdo abreviado sellado entre los fiscales, Cristina Ferraro y Jorge Nessier y la defensa de Feruglio, a cargo de Juan José Patiño y Rodolfo De Aguirre.
Luego del ingreso del femicida se escucharon insultos hacia el mismo de parte de los familiares que se encontraban presentes: “hijo de puta”, “que lo maten”. Acto seguido, la fiscal Ferraro leyó los siete cargos contra el imputado. Primero le atribuyó lesiones leves calificadas por el vínculo y violencia de género hacia su ex-pareja Romina Dusso el día 23 de diciembre cerca de las 16:30 horas en el domicilio de Paraguay al 1300 de Sauce Viejo. Luego, el homicidio de Gustavo Dusso (ex-suegro del imputado) y de Camila Dusso (ex-cuñada del mismo), ambos ocurridos en el 8º “B” del edificio ubicado en 25 de Mayo al 1600.
Además, añadieron las dos tentativas de homicidio surgidas en el departamento donde fueron atacadas su ex-pareja y la esposa de Gustavo Dusso, María Noelia Huss. Para finalizar, se le atribuyeron los dos crímenes ocurridos en Sauce Viejo, donde fueron asesinados Claudia Oliva (ex-suegra del imputado) y el concubino de esta, Nicolás Estrubia.
 Los homicidios realizados por Feruglio fueron calificados con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la cual mantenía una relación de pareja, es decir, hacia Romina Dusso.
A continuación de la lectura a cargo de la Fiscal Ferraro, Feruglio fue consultado por el presidente del tribunal, Sergio Carraro, sobre su decisión acerca de realizar un juicio abreviado y si entiende las implicancias de la condena perpetua a lo que Feruglio respondió claramente que fue su decisión personal: “Me mostraron las opciones y yo elegí esta”, dijo el asesino.

En cuanto a las últimos momentos de la audiencia, Feruglio fue indagado en torno a su vida personal. El mismo identificó que solo vivía de “changas” (mozo, albañil, profesor particular) y que nunca había podido conseguir un trabajo en blanco. Se describió como un estudiante de profesorado de Inglés, explicó que no tenía un ingreso fijo, sino que aproximadamente su monto mensual era de entre $6.000 y $7.000. Con aquel dinero detalló que podía sustentar la convivencia con Romina y a sus hijos, y que por esa razón vivía trabajando en la calle. En cuanto a su relación con su ex-pareja, contó que se separó dos meses antes del brutal hecho, cerca de octubre de 2016, y remarcó que se había perdido el “feeling” entre ellos. Ante tal declaración, Romina (ex-pareja) en diálogo con sus familiares, expresaba su desacuerdo con el relato de los hechos en primera persona del acusado.

Al hablar sobre su familia, Feruglio mencionó a su padre, su madre y sus tres hermanos. Expresó que nació en Rosario, pero que a sus pocos meses de vida, sus padres tomaron la decisión de mudarse a Santa Fe.

Por último, Feruglio fue indagado sobre lo que lo llevó a realizar la brutal masacre del 24 de diciembre, en donde señaló que en los días previos había sido amenazado por su ex-suegro Gustavo Dusso.

“Hay ciertas cosas que no se pueden cambiar: los fallecidos, no se puede cambiar. Pero existen cosas como amenazas de muerte hacia mi persona de parte de Gustavo (Dusso) y tengo pruebas de una llamada en donde me dice “si yo te veo te mato”. Nunca entendí porque se dirigió así hacia mí, es la primera vez que yo lo noto así violento” expresó Marco Feruglio y aclaró que el día de los incidentes se dirigió hacia el edificio de barrio Sur con el fin de ver a su hijo.

La audiencia duró cerca de 35 minutos. El juez Carraro resolvió hacer lugar al acuerdo entre las partes y determinó que en el plazo establecido de cinco días hábiles dictará el fallo para dar vigencia a la condena de Feruglio a prisión perpetua.

Momentos mas tarde, mientras se desalojaba la sala, los familiares se abalanzaron sobre Feruglio y sus dos abogados dando golpes, tirando sillas y gritando ante tanta furia. Pero Feruglio, custodiado por la guardia tribunalicia y por los agentes de la Unidad de Traslados Judiciales, salió por la puerta contigua al operador de audiencia y así fue llevado hacia la sala de presos.

Finalmente los familiares se retiraron por el hall del subsuelo y abandonaron el edificio entre llanto y gritos que decían “Mató a gente que ayudaba a otra gente”.
Fiebre Creativa